El artista: VICENTE GRACIA

Los inicios

Vicente Gracia  nació en Valencia el 8 de marzo de 1961. Es el hijo mediano de Francisco Gracia, joyero y empresario hecho a sí mismo, y de Trinidad Bensa. Vivió su infancia entre la casa familiar del barrio de Ruzafa, con su madre, tías y primos en torno al taller de costura de su tía Manolita, y el taller de joyería de su padre donde se restauraban las joyas de la aristocracia valenciana.

Apasionado por la música y el diseño, empezó a destacar en la Valencia de la transición en torno a “El señor del Caballito”, la tienda underground de los hermanos Errando Mariscal. Formado en Massana, la Escuela de Arte y Diseño de Barcelona, disfrutó de una educación artística libre y creativa con profesores como Joan Miró y Antoni Tapies.

vicente_pinta_03

Sus primeras joyas las realizó con material eléctrico (cobre y transmisores) junto a oro y plata, El Reóforo:  la colección vanguardista que obtuvo el Premio Nacional de Diseño (1986), y que le llevó a integrarse plenamente  en la Movida, el movimiento contracultural surgido tras el franquismo. Formó parte de “Espacio 12”, creado por Manuel Carrera para la innovación en el diseño de joyas, junto con Joaquín Berao, Oriol Bohigas, Lucía Dominguín, Ana Saura y Paloma Picasso, entre otros,  y dirigió los “Cuadernos de Tendencias” en joyería de la Feria de Joyas de Valencia, Fijova.

Tradición y modernidad

La inauguración en 1992 de la nueva tienda de Gracia en la calle Paz sirve a Vicente como escaparate de los más variados proyectos, consiguiendo un mestizaje entre tradición y modernidad. Diseña el libro-joya del V Centenario de la Virgen de los Desamparados a favor de Médicos Sin Fronteras; celebra mundialmente el 35 aniversario de la muñeca Barbie de Mattel que lucirá sus pendientes y pulseras; expone la plata de los Zares, joyas de la cultura valenciana, del modernista Lluis Masriera, cuadros de Segrelles, autómatas, y cajas de música procedente de Suiza….

Muy activo culturalmente, participó en proyectos singulares como Honeymoon, la boda de la Estatua de la Libertad de Nueva York, y la Estatua de Colón de Barcelona (1992) con anillos diseñados por Chus Burés, o la dirección artística de la colección Legend de Lladró (1998-2005) con  porcelana biscuit, oro y piedras preciosas, dignas de los Príncipes del Renacimiento, según los almacenes Harrods.

Inspiración

Profundiza en las raíces de la cultura islámica hispana y en la poesía sufí, encontrando un lenguaje renovado para la creación de sus diseños que empiezan a adquirir el colorido y la magia de las mil y una noches. Especializándose en el diseño de joyas exclusivas conecta con el alma femenina y con las mujeres que lucen sus sortijas, pendientes y brazaletes. Crea joyas para Michael Jackson, Daniel Craig, Andie McDowell, Reina Sofía y Reina Letizia de España, Daryl Hannah, Larry Page, Ted Turner, y el Aga Khan entre otros.

Consigue el apoyo de las sucesivas directoras de Vogue International y Vogue Giogiello y es invitado a exponer en Milán, Porto Cervo y Londres. En 2005 es seleccionado por John Souglides para formar parte de “Art Jewel” y expone anualmente en las subastas internacionales de Christie´s. Sus creaciones se han vendido en Barneys, Octium, el proyecto artístico de la familia real kuwaití y en Neiman Marcus. En 2010, se incorpora a Quintessentially, la exposición de Tom Parker Bowles en el exclusivo hotel Burj Al Arab de Dubai. Juliet Weir-de la Rochefoucauld le incluye entre los diseñadores de joyas del siglo XXI como poeta y contador de historias. En 2013 expone en el Meadows Museum de Dallas acompañando a la exposición “Sorolla en América” con joyas de inspiración mediterránea.

  • vicente_pinta_04

    Conversaciones con Vicente Gracia

    Poeta, místico, contador de historias... nombres y adjetivos que llenan las páginas de entrevistas y adornan los reportajes sobre Vicente Gracia, pero sus ojos y el chispazo de luz que desprenden, cuentan mucho más.

    Vicente Gracia, como el ADN de la nano partícula, recoge el mundo y su belleza en una gota de agua, una gema cristalizada en el transcurso de milenios, y con ella nos cuenta una pequeña historia, apenas apreciada por un observador sin tiempo: el ruiseñor que bebe en una hoja, el león y el carnero que sostienen el mar, la elegante gacela... Continuar leyendo »